Xavi Bosch, un periodista… tan grande como imbécil

Sucesión de hechos: Barça y Madrid disputan la final play-off de la ACB y en el tercer partido el Barça pierde por un insultante tanteo. Xavi Bosch, encendido, escribe un artículo, su opinión es: el Barça es un equipo acabado pero acaba admitiendo que le gustaría tener que comerse sus propias palabras (literalmente “el artículo escrito”) lo que significa un Barça campeón. Cuarto partido, el Barça saca orgullo y logra la victoria forzando un último partido. En tertulia deportiva sacan a Bosch la cuestión: “comerse sus propias palabras”. Bosch admite que su esposa está preocupada, pues sabe que los “ingredientes” de las tintas de impresión contienen elementos cancerígenos. Pero no duda, está dispuesto a mantener su palabra… es viernes, falta un día para el desenlace de la historia.

Resumen: alguien (con una alta cultura) está dispuesto a ingerir por su voluntad sustancias potencialmente cancerígenas por … pues no sé muy bien porqué… aunque sí sé que es de lo más habitual …

Contra esto nos enfrentamos los que trabajamos en la prevención de riesgos laborales y en concienciación y mejora de conducta. Se resume en “somos personas”. Ampliado, somos personas con nuestras debilidades y fortalezas, con nuestra naturaleza humana. Y nuestro ego.

En contra de lo que nos gusta pensar NO somos lógicos. A Bosch, le gustará creer que sí, que su forma de razonar y analizar el deporte guarda una lógica detrás, o un análisis más o menos objetivo, y que lo demuestra que él, culé incondicional, es capaz de admitir en su artículo que el Barça juega mal, que está acabado. Pero Xavi, toma las decisiones desde su emociones, y… luego, nos enrocamos en esta posición, como si (nunca mejor dicho) nos fuera la vida en ello.

Xavi hoy, está decidido… a no cambiar, a correr riesgos, si gana el Barça, se comerá sus propias palabras (impresas) y su ego y su persona no le dejan otro camino, aún exponiendo su salud.

Me hubiera gustado dejar correr esta historia hasta conocer su final. Mi final favorito es: el Barça gana y Xavi tiene que decidir, sin embargo, me dedico a la prevención desde la concienciación de las personas por ello, un día antes del partido, le digo a Xavi Bosch…

“Xavi, piénsatelo de nuevo, no vale la pena. Prevenir es reaccionar “antes”, de sabios es rectificar. Si sigues adelante, actuarás como tantos que no son capaces de contenerse y cambiar su conducta en el trabajo (su “ego” se lo impide), arriesgando su salud, y el bienestar de los suyos y de su empresa.

Y aún así, si Xavi no fuera capaz de contenerse, hagamos llegar este artículo a la dirección del periódico donde trabaja, no en vano, a mi entender se trata de una cuestión de empresa, y si me demuestra alguien que no es así, me comeré mis propias palabras.

Joan Junyent Dalmases – http://www.actuatu.com

PD. Xavi, el título como comprenderás no es mi opinión sino una provocación, en otros campos se llaman “daños colaterales”, desde aquí y desde ya, te pido perdón públicamente si te hubiera molestado aunque creo que no es así. Força Barça!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s